Historia de Brujas

Historia de Brujas

La historia de Brujas se remonta al siglo IX, cuando fue fundada por los vikingos. De hecho, el nombre de Brujas (Brugge) se cree que deriva de la antigua palabra escandinava “Brygga” que significa” puerto “o” lugar de amarre. El río Zwin vinculaba el asentamiento al mar del Norte y muy pronto se convirtió en un importante puerto de comercio internacional.

Historia

Mapa de Brujas del año 1562

A pesar de que los primeros restos de vida en la zona datan de épocas prerromanas, la ciudad de Brujas tuvo su origen probablemente en un castillo a las orillas del río Zwyn, sobre el que Balduino I mandó construir otro más poderoso en el año 865, tras raptar a la hija del rey Carlos el Calvo. Pronto esta fortaleza con el tiempo se convertiría en una ciudad en expansión gracias al importante auge comercial de la lana la cual, además, se exportaba mediante un canal natural navegable que comunicaba con el mar.

La liga Hanseática

En el siglo XIII la ciudad tuvo una gran prosperidad económica, gracias por un lado a la labor de los Condes de Flandes, y por otro a los beneficios obtenidos al unirse a la Liga Hanseática, federación de comercio a la que pertenecían las más importantes ciudades de Holanda, Alemania y Escandinavia.

En el siglo XIV Brujas se convirtió en el mayor puerto de Europa para el comercio de la lana, aunque no fue hasta el siglo XV cuando la ciudad llegó al apogeo de su riqueza y vivió un largo periodo de tranquilidad y crecimiento económico y artístico. Casi todos los grandes artistas, fundadores de escuela pictórica flamenca, nacieron o trabajaron en esta ciudad.

La decadencia de Brujas

En el siglo XVI, varios factores hizo frenar su crecimiento: por un lado el Zwin dejó de ser navegable, a causa de la sedimentación; Amberes empezaba a tener un puerto fuerte y relevó a Brujas como capital comercial de los Países Bajos; el trabajo y comercio de la lana decayó; el descubrimiento de América, etc..

Durante los tres siglos siguientes la ciudad cayó en el olvido, hasta tal punto que un escritor francés la denominó “Brujas la Muerta” en el siglo XIX, pero no por mucho tiempo puesto que durante la segunda mitad del siglo XIX Brujas se convirtió en destino turístico de muchos europeos, convirtiéndose actualmente en uno de los destinos mas visitados de Europa.